30.2 C
Madrid
jueves, 5 agosto, 2021

Tarjetas que echan humo

El viernes próximo se van a conocer los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social de junio. Si todo va conforme lo previsto por el ministro José Luis Escrivá, junio certificará la vuelta a los niveles de afiliación que había a fines de dos mil diecinueve, ya antes del estallido de la pandemia. Apenas un año y medio después, la Seguridad Social va a haber recuperado el número de afiliados precovid, un proceso que se llevó nada menos que 12 años en la crisis financiera.

La recesión de entonces fue muy, muy diferente. Asimismo lo han sido las recetas y es posible que lo sean las cicatrices.

Por el momento los datos animan al optimismo en la restauración. No solamente la afiliación está a puntito de recobrar el nivel precrisis. Los datos que aportan las financieras sobre el empleo combinado de tarjetas en comercios, en extracción de los cajeros y en compras electrónicas, muestran que el consumo de las familias es ya superior al que hacían en el mes de mayo y junio, no del dos mil veinte, sino más bien del dos mil diecinueve. Los datos de Caixabank, por poner un ejemplo, muestran un mayor empleo de las tarjetas del siete por ciento con respecto a junio de dos mil diecinueve. Y hay una extensa una balsa de ahorro amontonado en el dos mil veinte, por gastos que no se pudieron hacer entonces, que, cuando menos en parte, espera ser desaguada en forma de mayor consumo durante los próximos meses.

Al final la crisis va a ser más larga de lo que se previó en el instante inicial. Hasta finales de dos mil veintidos no se prevé recobrar el nivel de Producto Interior Bárbaro (Producto Interior Bruto) anterior a la pandemia. Habrán sido 2 largos años, mas, en cualquier caso, menos de los 9 que se precisaron para recobrar el nivel de Producto Interior Bruto que se perdió al comienzo de dos mil ocho. El optimismo ha llevado al presidente del Gobierno a anunciar una revisión en alza de las previsiones macroeconómicas del año en curso. Queda en cualquier caso hacer recuento y curar las heridas económicas que todavía deja esta crisis y que, habitualmente, se van a abrir en el instante en el que claramente se retiren las redes de seguridad de los ertes, de la suspensión de los concursos obligatorios, y de las ayudas temporales a familias para el pago de hipotecas y alquileres. Eso es posible que necesite otro año y medio más.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here