/Telefónica reduce su histórica deuda hasta los treinta y ocho y setecientos millones de euros
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Telefónica reduce su histórica deuda hasta los treinta y ocho y setecientos millones de euros

Uno de los objetivos de José María Álvarez Pallete a su llegada a la presidencia de Telefónica era reducir la gigantesca deuda que arrastra la compañía. Y 3 años tras entonces, el ritmo que lleva la ubica en los treinta y ocho y setecientos millones de euros, trece y ochocientos millones menos que cuando el presente líder tomó las bridas. En los últimos meses, la venta de activos de la compañía han producido un excepcional recorte de deuda de más de dos mil trescientos millones.

A junio de dos mil dieciseis, la deuda neta financiera se ubicaba en cincuenta y dos y quinientos sesenta y ocho millones de euros, al paso que a cierre del primer trimestre se halla en cuarenta y trescientos setenta y siete millones de euros, seiscientos noventa y tres euros menos que a fines de dos mil dieciocho. La generación de caja libre (mil cuatrocientos ocho millones) y las desinversiones financieras netas, eminentemente por la venta de Antares a Catalana Occcidente por ciento sesenta y uno millones y Telefónica Guatemala (ciento treinta y nueve millones), son los primordiales motivos, conforme apunta la compañía en la presentación de sus resultados del trimestre.

Por el contrario, los factores que acrecientan la deuda son la remuneración al accionista (cuarenta y seis millones de euros), los compromisos laboral (doscientos treinta y nueve millones), como otros factores por un monto neto de quinientos setenta millones de euros.

Además de esto, si se incluyen acontecimientos siguientes al cierre del trimestre, como la venta de otras filiales en América Central a Milicom y América Móvil, la reciente venta de los centros de datos al fondo Asterion por quinientos cincuenta millones de euros y el talón de setecientos dos millones de Hacienda por impuestos pagados en demasía, la deuda se reduciría en mil setecientos millones más, hasta situarse en en torno a los treinta y ocho y setecientos millones de euros. Sin embargo, a esto habría que incorporar la nueva regla de alquileres que asciende a siete mil cuatrocientos treinta y nueve millones de euros, lo que elevaría la deuda hasta los cuarenta y siete.820 millones.

Un diez por ciento más de beneficios

El primer trimestre de dos mil diecinueve ha sido buenísimo para la compañía. Telefónica consiguió un beneficio neto en los 3 primeros meses de novecientos veintiseis millones de euros, un diez por ciento más que en el primer trimestre de dos mil dieciocho. Sin embargo, los ingresos se redujeron un uno con siete por ciento hasta los once y novecientos setenta y nueve millones de euros, debido al efecto de las divisas puesto que su desarrollo en términos orgánicos fue del tres con ocho por ciento .

El resultado bárbaro de explotación (Oibda) alcanzó los cuatro mil doscientos sesenta y cuatro millones de euros (un diez,3 por ciento más que en el primer trimestre de dos mil dieciocho) debido a la adopción de la regla contable NIIF dieciseis (+414 millones), la plusvalía por la cesión de derechos futuros asociados a una cartera de reclamaciones (+103 millones), las plusvalías netas por la venta de compañías (+86 millones esencialmente Antares), los gastos de reestructuración (-cuarenta y siete millones) y el ajuste por hiperinflación en Argentina (-veintidos millones). Excluyendo estos impactos, el Oibda latente asciende a tres mil setecientos treinta millones de euros en el trimestre (-tres con nueve por ciento interanual).

Por otro lado, la evolución de las clases de cambio ha tenido un impacto negativo en los resultados reportados de Telefónica, primordialmente por la devaluación frente al euro del peso argentino y del real brasileiro. De esta manera, en el primer trimestre de dos mil diecinueve las divisas dismuyen en cuatro con nueve puntos porcentuales el desarrollo interanual de los ingresos y en cuatro con siete puntos porcentuales el del Oibda.