31.1 C
Madrid
martes, 15 junio, 2021

Trabajar más de cincuenta y cinco horas por semana, un peligro para la salud

  • Un informe conjunto de la OMS y la OIT destaca que desempeñarse más de cincuenta y cinco horas semanales a lo largo de un tiempo prolongado puede elevar los riesgos por enfermedades cardiovasculares

Trabajar más de cincuenta y cinco horas semanales a lo largo de un tiempo prolongado puede acrecentar hasta un treinta y cinco por ciento el peligro de finar por enfermedades cardiovasculares, que ocasionan la muerte de año en año a unos setecientos cuarenta y cinco mil trabajadores en esta situación, advirtió el día de hoy una investigación publicada por agencias de Naciones Unidas.

El estudio, ordenado por la OMS (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), concluye que estas muertes subieron un veintinueve por ciento entre dos mil y dos mil dieciseis, con lo que los horarios prolongados son ya el primordial factor de peligro laboral y provocan una tercera parte de los problemas médicos ligados al empleo.

La investigación, primera llevada a cabo globalmente sobre los efectos de los largos horarios en la salud de los trabajadores, especifica que estos ocasionaron en dos mil dieciseis hasta trescientos noventa y ocho mil muertes por enfermedades cardiacas (un cuarenta y dos por ciento más que a inicios de siglo) y trescientos cuarenta y siete mil por infarto (un incremento del diecinueve por ciento ).

Trabajar más de cincuenta y cinco horas a la semana aumenta un treinta y cinco por ciento el riesgo de fenecer por una enfermedad cardiaca en comparación con los que tienen un horario estándar (treinta y cinco-cuarenta horas semanales), y un diecisiete por ciento el peligro de fallecer de infarto.

Los efectos negativos de los largos horarios en la salud acostumbran a aparecer a los diez años de empezar a tener este género de jornadas prolongadas, con lo que las primordiales víctimas son personas de entre sesenta y ochenta años que hayan debido trabajar en estas condiciones por lo menos desde los cuarenta y cinco.

Un setenta y dos por ciento de los fallecidos por estas causas son hombres, resalta una investigación que asimismo muestra que Asia Oriental y Meridional es una de las zonas más en especial golpeadas por esta «epidemia» de muertes por inconvenientes cardiovasculares ligadas al exceso de trabajo.

Para combatir este creciente problema médico pública, las agencias de Naciones Unidas solicitan a los gobiernos que establezcan por ley horarios máximos en sus mercados de trabajo, y negociaciones colectivas entre empresas y empleados para fijarlos.

La OMS y la OIT calculan que prácticamente uno de cada diez trabajadores en el planeta (unos 480 millones) deben trabajar más de cincuenta y cinco horas semanales.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here