29.1 C
Madrid
lunes, 8 agosto, 2022

tres con cinco millones de trabajadores no llegan a fin de mes

Un total de tres con cinco millones de personas en España no llegan a fin de mes a pesar de tener un empleo. La pobreza laboral aumentó en prácticamente seiscientos personas entre dos mil veinte y dos mil veintiuno y afecta al diecisiete con nueve por ciento de los ocupados, conforme la encuesta de condiciones de vida publicada este miércoles por el INE. Si desde el final de la Gran Recesión la carencia entre trabajadores era una realidad a la baja en el mercado de trabajo de España, la pandemia ha roto esa tendencia y ha vuelto a disparar las contrariedades entre una parte no menor de los trabajadores. Y los datos del INE del dos mil veintiuno no tienen aún en cuenta el efecto de la escalada del IPC que se está registrando este dos mil veintidos y que está en la actualidad sobre los dos dígitos (diez,2 por ciento ), su mayor nivel en prácticamente cuarenta años. Entre el conjunto de la población, el peligro de pobreza o exclusión asociada se situó en el veintisiete con ocho por ciento.

La pobreza laboral siguió en alza en dos mil veintiuno, un año en el que el sueldo mínimo interprofesional (SMI) continuó atascado hasta el mes de octubre, en el momento en que una vez superadas las divisiones en el Gobierno y a pesar del rechazo patronal, este subió de novecientos cincuenta euros a novecientos setenta y cinco euros (en catorce pagas). El treinta y nueve con uno por ciento de los asalariados reconoce llegar con mucha complejidad, con complejidad o con determinada complejidad a fin de mes. Los salarios bajos y, sobre todo, la carencia de horas y la intermitencia de exactamente las mismas hacen que no todos y cada uno de los empleados trabajen una jornada mínima que les asegure una nómina aceptable a fin de mes.

Sin vacaciones

Nóminas misérrimas que dejan gastos misérrimos. Uno de cada 4 trabajadores no pudo irse de vacaciones en todo el año pasado por carencia de ingresos. A más de uno de cada 4 ocupados un gasto imprevisible les descuadra por completo el mes. Y uno de cada diez no pudo poner el aire acondicionado, en verano, o la calefacción, en invierno, por no poder permitirse la factura. Va a haber que ver como evoluciona este último indicador en la encuesta del año próximo dada la presente escalada de los costos de la luz y el gas.

Y es que, a pesar de esa precariedad de una parte de los ocupados, tener trabajo o no sigue siendo una diferencia substancial a nivel de calidad de vida. Puesto que la tasa de exclusión social entre los parados es del cincuenta y ocho con seis por ciento , 3 veces superior. Eso asimismo se mide a nivel de consumo. Los parados gastan prácticamente un par de veces menos en sanidad, ya sea dentistas, fisioterapeutas u otras especialidades rara vez cubiertas por la Seguridad Social, que un ocupado. Con las consecuencias que ello tiene para la salud de unos y otros. Asimismo gasta la mitad en transporte o en ropa y calzado y más de la mitad en ir a conciertos, al teatro, al cine o en salir a comer fuera de restaurant, conforme comprueba la encuesta de presupuestos familiares publicada esta semana por el INE.

Un gasto que la presente espiral inflacionista que dispara este año. Entre quinientos y ochocientos euros más se van a gastar las familias debido al apogeo del IPC, conforme estima la OCU. Formalmente más gasto, mas este da para menos y es que el poder de adquiere de los salarios se ve devorado por esa inflación. Conforme los últimos datos libres de mayo, los sueldos por acuerdo medran a un ritmo del dos con cuatro por ciento, prácticamente 4 veces por debajo que el IPC. La carencia de un pacto entre patronal y sindicatos que controle y homogenice las subidas salariales amenaza con dejar desamparados aquellos ámbitos más precarios y donde los trabajadores tienen menos capacidad negociadora, lo que a su vez amenaza con agudizar los datos de pobreza laboral.

Trabajadores pobres y trabajos sin cubrir

La proliferación de trabajadores pobres es un mal reclamo para cubrir los trabajos vacantes en ámbitos que acusan la carencia de mano de obra. Desde la hostelería, el campo o el transporte se han reiterado en las últimas semanas la carencia de trabajadores libres y desde los sindicatos contestan que si la utilización no es garantía de llegar apacible a fin de mes para los trabajadores es bastante difícil estimularles para atestar esos huecos.

Así lo apunta CCOO en un informe publicado este miércoles, en el que resalta que «en España no hay un inconveniente de vacantes o de mano de obra cualificada sino más bien, al contrario, de infradesarrollo del tejido empresarial que condena al veintinueve con dos por ciento de los asalariados y asalariadas del campo privado a trabajar en trabajos que requieren una cualificación inferior a la que tienen».

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here