/Unicaja y Liberbank van a cerrar su fusión en el mes de octubre o bien noviembre
Unicaja y Liberbank van a cerrar su fusión en el mes de octubre o bien noviembre

Unicaja y Liberbank van a cerrar su fusión en el mes de octubre o bien noviembre

Tras el reciente fracasado intento de la gallega Abanca de hacerse con Liberbank, la entidad de origen asturiano y la malagueña Unicaja Banco prosiguen con las negociaciones para fusionarse que anunciaron el pasado diciembre. Las 2 instituciones prevén que su unión eficaz se genere “en el mes de octubre o bien noviembre”, conforme fuentes financieras al tanto de las conversaciones. La integración del undécimo y el octavo banco de España, respectivamente, va a dar sitio a la sexta entidad de finanzas del país por activos (unos noventa y seis y setecientos millones de euros), con una cuota de mercado de en torno al cuatro por ciento .

El proceso está avanzando más lento de lo previsto en un inicio, y no particularmente por la tentativa de que descarrilase impulsada por el banco gallego controlado por el venezolano Juan Carlos Escotet. Las fuentes aseguran que no ha habido de momento enormes diferencias, mas resaltan que Unicaja ha sido de forma tradicional muy prudente en este género de operaciones, como prueba la muy, muy lenta adquiere y absorción de la castellano-leonesa Caja España Duero, y que Liberbank ha aprendido de pasadas experiencias negativas, como sus fracasados proyectos de fusión con la alicantina CAM en el dos mil once y la aragonesa Ibercaja en el dos mil doce.

Las 2 entidades están a la espera de que las firmas PriceWaterhouseCoopers y Deloitte completen las auditorías de compras (‘due diligence‘) de los dos bancos. Los exámenes se han retrasado por el hecho de que los auditores están ocupadísimos a inicios de año con los cierres de las cuentas del ejercicio precedente de todas las compañías y pues en un inicio se iban a hacer con los datos de junio mas por último se decidió que se efectuarán con los del cierre de diciembre. De entrada van a estar listos en las un par de semanas que quedan de marzo.

Plazos y solvencia

El primer proyecto de fusión habría de estar listo para la primera quincena de abril. Después, un especialista independiente nombrado por el Registro Mercantil va a tener un mes para producir el preceptivo informe al que fuerza la ley, si bien en general tarda menos tiempo. Más tarde los consejos de administración de los 2 bancos deberán convocar juntas de accionistas excepcionales para aprobar la operación. Como debe transcurrir cuando menos un mes desde su convocatoria, no van a poder aprovecharse las juntas ordinarias, que se festejan en el mes de abril. Las reuniones de dueños podrían celebrarse a mediados de junio, para llenar la unión en otoño tras las aprobaciones de las autoridades, eminentemente el Banco Central Europeo (BCE).

Las 2 entidades estiman que no va a ser preciso hacer una ampliación de capital para fusionarse que perjudique a sus accionistas, como se estudió en un primer instante. La resolución final va a depender de la presión del BCE, con el que están en constante contacto, mas las fuentes apuntan que su nivel de solvencia se ubicaría en un cómodo doce con cinco por ciento una vez guardado las cantidades precisas para acometer los costos de reestructuración (cierres de oficinas y bajas laborales, eminentemente), que ciertos bancos de inversión han calculado en entre trescientos y cuatrocientos cincuenta millones.

Los 2 bancos procedentes de viejas cajas tienen, además de esto, palancas para prosperar su solvencia. Tras la fusión, tendrían el veintidos con cinco por ciento de Caser y, por normativa, lo que excede el diez por ciento les resta setenta puntos básicos de capital. Ya hay 4 interesados en adquirir una parte de su participación en la empresa de seguros, que pretenden que el banco resultante se quede con una participación minoritaria.

Lógica de la operación

Unicaja y Liberbank ya habían mantenido contactos anteriormente, mas últimamente asistieron al BCE a proponerle si le parecía razonable que explorasen su fusión, a lo que el supervisor les dio el visto bueno. La operación tiene más lógica ahora, conforme las fuentes, por el hecho de que las 2 entidades han completado el proceso de integración de todas y cada una de las cajas que les dieron sitio. Juntos, explican, van a poder encarar mejor los desafíos que encara el campo, como los nuevos requisitos de capital y la inversión en transformación tecnológica.

Si la operación por último fracasara, no obstante, las 2 entidades tienen planes para poder proseguir a solas. El plan estratégico de Liberbank pasa por reducir sus activos tóxicos al ocho por ciento este año y al cinco por ciento el próximo, como por lograr una rentabilidad sobre capital del ocho por ciento a fines del dos mil veintiuno si los modelos se sostienen al nivel actual. La reducción de los activos tóxicos quitará treinta y cinco millones a las cuentas del año en curso y los empleados que están en excedencia y acabarán saliendo, otros cuarenta millones: setenta y cinco millones que no quitarán al beneficio en el futuro.